Este verano vio el fallecimiento de uno de los directores más queridos de Hollywood. Es posible que Richard Donner no sea recordado como un Kubrick o Spielberg en términos de la sombra que arrojó sobre el cine moderno, pero su legado es enormemente importante. Solo había que ver la efusión de respeto de sus compañeros, incluido el mencionado Spielberg, para apreciar que Donner era uno de los mejores.

El gremio de directores de América una vez describió a Donner como un entusiasta, atrevido y arriesgado que fue director incluso antes de que él se diera cuenta, y eso lo resume muy bien.